LA MALETA BLOG

LIMPIO

05/04/2016

Esta mañana hubiera salido corriendo, a toda velocidad, por el camino que lleva a lo más alto del glaciar,  para lanzarme después con la tabla en un recto a la velocidad de la luz.
Esta mañana hubiera saltado por el acantilado y al mover los brazos, seguro hubiera salido volando como los pájaros que lo guarecen.
Esta mañana me hubiera tirado al mar y nadado hasta encontrar un lugar de aguas azules y  cristalinas, y allí ponerme a llorar.
Esta mañana siento que la vida me ha hecho un regalo, el mejor regalo del mundo:  un ratito más de vida.
Y eso, cuando llevas la muerte encima, hace que esta mañana no sepa muy bien que es lo que me pasa.
Hace un tiempo fue precisamente la muerte quien me regaló, y al instante le correspondí con la letra de esta canción:

Ahora,
Que empiezo de cero
Que el tiempo es humo,
Que el tiempo es incierto
Ahora
Que ya no me creo
Que la vida sea un sueño
Ahora
Que solo el ahora
Es lo único que tengo
Ahora
Que solo me queda
esperar a que llegue la hora

Esta mañana, cuando salga de la cama, usaré esa puta letra para encender el fuego que calienta la casa, porque aunque no sepa muy bien que me pasa, esta mañana he vuelto a la vida.

 

AHORA TOCA VOLVER A NAVEGAR

30/03/2016

"Me gusta la mar, el viento, el sonido de los cabeceos del barco contra las olas. Navegar las noche de luna llena a merced del suave terral, tanto como los días de temporal.

¡Qué bonita se ve la mar desde este barco!. No toca que se pare.  No toca que se hunda. Toca seguir navegando, bajo el sol, como navegan los delfines que nos acompañan a proa.
Me gusta estar aquí. El amanecer,  el olor del salitre, nevegar sin rumbo conocido,  pero sabiendo que llegaré a buen puerto.
Atrás quedan las operaciones, los miércoles de quimio, las manos dormidas, los domingos de bajón.
Ahora toca correr el temporal, navegar a contracorriente, planear sobre las olas con todo el trapo arriba. Ahora toca volver a navegar, a ratos  hacia un rumbo, a ratos por el placer de navegar, como lo hacía antes  de quedar a la deriva...o incluso mejor.
Parafraseando al Gato Pérez, ahora toca barca, cielo...y olas."

¡CAMPEONAS!

17/03/2016

Cuando uno acaba la quimioterapia no hay muchas cosas que celebrar. Digamos que no hay un ganador. Las celebraciones vienen al mes de la última sesión, cuando te hacen un TAC (escáner) y te miran los marcadores tumorales. Si el TAC da limpio y los marcadores cero entonces sí, entonces toca celebrar, y aunque no definitivamente, sí ¡a lo grande!.

Pues bien, que al final de la quimio no haya mucho que celebrar no quita que no hayan campeones. Porque sí que los hay. Campeones como la copa de un pino. ¡Campeonísimos!. O mejor, ¡campeonísimas!. Estos ángeles (ríete de los de Charly) son las campeonas de hoy. Durante 6 meses, miércoles sí, miércoles no, me han estado dando los medicamentos que me van a curar. A mi y a unos 120 pacientes más…¡diarios!.

Y uno no siempre llega a la sesión con ganas, ni de buen humor. Pero ellas siempre tienen la sonrisa en la boca: “Hola guapo, ¿cómo estás?. ¡Qué buena cara que haces!. ¿Cómo han ido las náuseas?¿Y el hormigueo en los dedos?. ¿Te has tomado la hierbabuena para las llaguitas en la boca?”. ¿Os imagináis encontrarte con ese panorama 120 veces al día y encima sonreír, y dar ánimos, y contar un chiste, y compartir, porque no, parte de su vida con gente que llega al hospital de día en condiciones digamos más o menos? .

Las Lauras, Carol, Emi, Blanca, Bea, y todas sus compañeras de hazaña. Ellas son las campeonas. Mis campeonas. Por ellas vale la pena celebrar. Cuando me diagnosticaron el cáncer, no me acojonaban las operaciones, la REA, los días de internamiento, ni siquiera el propio cáncer. Lo que me tenía realmente amedrentado era el tratamiento de quimioterapia. Y parece que fue ayer que empezaba, justo cuando lo estoy terminando.

El tiempo ha pasado volando, gracias a ellas. Casi ni me he enterado, gracias a ellas. Me voy a curar, gracias a ellas. Y si algún día tengo que volver, se que ahí estarán mis campeonas, para cuando se abra la puerta del hospital de día, decirme: “Hola guapo, ¿Cómo estás? ¡Pues que buena cara que haces!. ¿Sabes que he cortado con mi novio? Y tú, ¿cómo lo llevas?. Venga, al lío….”

Si tuviera la voz de Freddy Mercury, ahora mismo les cantaba la de ¡We are the champions!, pero con un pequeño cambio: ¡You are the champions!, porque creedme, ellas lo son. ¡Campeonísimas!

AYER ESTUVE EN LA CÁRCEL

16/02/2016

Ayer estuve en la cárcel, visitando a un buen amigo, Juan Pablo. Lleva 11 meses en prisión preventiva, por un presunto delito del que a día de hoy todavía no existen pruebas concluyentes como para retenerlo entre rejas.
11 meses de prisión preventiva, prorrogables hasta  20. Como comentaba, a día de hoy no hay pruebas de peso que lo hagan culpable, pero “por si acaso”, lo mantienen encerrado.
Sin entrar en el detalle del “por si acaso” (abajo os dejo link por si os interesa saber más), privar de libertad a una persona que presuntamente pueda haber incurrido en un delito (en este caso financiero) del que, además, no se tiene pruebas concluyentes, no me parece justo. Y menos si esto ocurre en un país europeo, el Principado de Andorra, en donde parece que la justicia y las libertades deberían estar totalmente garantizadas.
Y digo yo que mientras no se demuestre lo contrario, la presunción de inocencia debería prevalecer, por lo que la pregunta que me viene a la cabeza una y otra vez es ¿Qué hace mi amigo Juan Pablo, buen tío donde los haya, en prisión?. ¿Será porque a lo mejor es demasiado buen tío y lo tiene ahí de cabeza de turco, o será que hay algo en la justicia Andorrana que no funciona como debería?. Yo, “por si acaso”, me he conectado a www.change.org, página especializada en denunciar  este tipo de abusos institucionales. Y también “por si acaso” voy a firmar la petición de libertad para Juan Pablo.
En fin, os cuento esto porque necesitaba compartirlo. Entiendo que lo que le ocurre a mi amigo os pueda interesar más o menos, pero el asunto de fondo, que es la falta de libertad de una persona  a la que no se le presume la inocencia, es un hecho denunciable de todas todas. Por injusto.
Y así lo hago, porque a mi sí que me afecta, y muy directamente. Juan Pablo está en la cárcel cuando debería estar en su casa con su familia, esperando, eso sí, que la justicia andorrana se pronuncie, cosa que entiendo debería suceder a la mayor brevedad (el proceso lleva ya 11 meses, y Andorra es un país con tan solo 70.000 habitantes).

Os paso un par de links con información sobre el asunto.
Y gracias por escucharme, pero es que si no lo cuento reviento.

http://www.change.org/p/hble-sra-can%C3%B2lic-mingorance-hbles-membres-del-tribunal-hbles-membres-del-consell-excm-sr-xavier-espot-zamora-excm-sr-josep-rodr%C3%ADguez-guti%C3%A8rrez-john-smith-libertad-inmediata-para-joan-pau-miquel

https://www.facebook.com/Libertad-Joan-Pau-Miquel-531139643728930/

p.d.: Y que quede claro, eh?. Soy un enamorado de Andorra. Es un país pequeño, sito en el Pirineo, entre Francia y Catalunya. Bello, amigable, moderno y rústico a la vez. Menos mar, tiene de todo. Lo adoro. Voy desde que era un niño. Mi tía fue médico ahí y por diferentes circunstancias siempre me he sentido vinculado al Principado. De visita recomendada, vamos.

¡GOLPE DE ESTADO, YA!

10/02/2016

Imagino como deberían sentirse nuestros padres cuando en el 75 murió  Franco y empezó la transición. ¿Os imagináis?. Políticos con la corbata floja, en mangas de camisa, con el pelo largo y barba de dos días. La cosa iba en serio, y para nada iba a ser fácil (veníamos de donde veníamos). Pero que momento más apasionante para hacer política, ¿no?.

Gente joven, con ideas,  con unas ganas y una ilusión de la hostia. Y con un objetivo claro: cambiarle la cara, y también el mecanismo, a esa España cañí, cutre y antigua (de antigualla) que heredaban de la dictadura.
Por nombrar a algunos, Adolfo Suárez, quien con mucha astucia y mano izquierda lideró el proceso. Felipe González, con su lookazo progre y discurso inteligente (que por lo que se ve ha abandonado ya hace tiempo). Manuel Fraga, que aunque viniendo del franquismo, creo supo  respaldar el proceso. O mi favorito (y que conste que no soy comunista), Santiago Carrillo, el más mayor, pero el que aun y llevando traje, era el más joven y osado de todos. Nombro también al rey Juan Carlos, al que no le perdonaré nunca que mate osos y elefantes, pero que también se lo curró, presentando España al mundo como un país en donde además de playa, faralaes, sol y toros, había muchas  cosas más. Destacar también su intervención para parar un golpe de estado que nos hubiera hecho mucha pupa.

Hablando de golpes de estado, nos hace falta uno pero ya. ¡Y de los gordos!.

¡Ojo! Un golpe de estado político, que no militar. Los años han pasado y toda esa energía revolucionaria ha quedado en casi nada. La clase política vive en el completo aburguesamiento. La vocación no se intuye por ninguna parte y por lo que parece, y sin entrar en el tema de la corrupción, dedicarse a la política es, más que otra cosa,  una cuestión de negocio.

Ahora os toca a vosotros, los González, los Carrillos,  los Suárez e incluso Borbones del siglo 21. Políticos jóvenes, otra vez en mangas de camisa (pero no por pose, sino por idiosincrasia). Discursos inteligentes, coherentes, atrevidos (bueno, menos en la parte derechosa del asunto,  en donde por lo que parece sus jóvenes representantes siguen al dedillo las pautas de un discurso político “de catálogo”,  ya obsoleto, diría que casi jurásico).

Os veo en la tele y me lo creo. Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Carme Chacón, Oriol Junqueras, Cristina Cifuentes, Ada Colau, incluso Soraya Sáenz de Santamaría (los marrones que se come la pobre intentando justificar los continuos  trapicheos y cagadas  de su partido). Veo actitud, convicción, ganas de las de verdad. Veo a gente preparada y con las ideas claras (personalmente, siempre he creído mucho más en las personas que en la ideología que representan).

Ahora os toca a vosotros. La oportunidad de cambiarle la cara, pero sobre todo el mecanismo a España, está en vuestras manos. Desde luego el momento y el proyecto son jodidos, pero muy  ilusionante, ¡menudo reto!. Pues esa ilusión nos la tenéis que contagiar a los demás.  Sois jóvenes, intrépidos. No nos falléis porque el mundo va pa’lante (lo se porque viajo mucho y lo veo/vivo en primera persona) y no queremos quedarnos atrás.

Pactad con gente que valga la pena, por encima de sus ideologías. La caspa y la chusma política, fuera. Aquí ya no hay sitio para corruptos, zafios, políticos chulescos y engreídos, personajillos de tres al cuarto   faltos de cualquier preparación y ética. Ahora es el momento. El momento de dar el golpe. El momento de presentar batalla a la mediocridad. ¡Abajo la España de los Dones (Dones de Don…., que no Donés, eh?)¡!Abajo la España del Lazarillo de Tormes!. Con valentía (el mundo es de los valientes),  decisión y sobretodo, ilusión. Tenéis que arriesgaros, sin miedo a cagarla. ¿Espacio para moderación y la prudencia?. Ahora no lo hay.

Y por favor, sin perder el tiempo. Hay muchas cosas buenas por hacer y tenéis que poneros a  trabajar cuanto antes. Y cuanto antes es ¡ya!.

¡Qué se sienten, coño!.  No, no, al revés, a levantarse toca.

SIGO SIENDO EL REY

04/02/2016

Sigo siendo el rey

Era un día de esos en los que te levantas mal. Uno de esos días en los que no sabes que coño te pasa. Estaba triste, desanimado. Era de noche todavía, como casi siempre cuando me levanto, pero el amanecer apuntaba a día azul.
De repente me acorde de México. No sé porque. ¡Tremendos recuerdos me vinieron a la cabeza!. ¡Qué país y qué buenos ratos!. Pero por si fuera poco, me cayó encima la añoranza. ¡Joder!. Y de la dura. ¡Cómo me hubiera gustado correr la cortina y encontrar el DF como decorado de fondo!.

Quise ponerle música al momento. Busqué en mi biblioteca musical (libros casi no tengo) y me paré en El Rey, de José Alfredo Jiménez, en una de sus canciones más emblemáticas, cantada por Vicente Fernández (chilangos no se me enfaden que esta cartita también la lee gente que no es de México, vale?).
¡Bufff!. ¡Que subidón!. No hizo falta ni que acabara la primera estrofa.  En apenas 20 segundos pase del más completo desamparo a la felicidad. ¡Qué emoción!.  Me invadió una tremenda sensación de alegría. Como cuando escucho My Way  de Frank Sinatra (bueno, la versión de los Sex Pistols), o The Hole of the Moon, de los Warterboys, o Heroes de David Bowie.

El Rey.¡Qué maravilla de canción! De las buenas de verdad, de las que con apenas 15 versos te ponen la piel de gallina. De las que solo con  escuchar  un par de estrofas te comerías el mundo. Declaración de libertad donde las haya. El estribillo, demoledor. Un himno para subirte el ánimo “a la voz de ya”.
La canción me recordó que yo también soy rey (y tú).  Soy el rey de mi vida (y tú de la tuya, no lo dudes). El rey de mi tiempo,  mi felicidad,  mi locura, mis disparates, mis miserias. El rey del reino de Pau Donés, que es pequeño, remoto, caótico, y amoroso, pero en el que todo es posible en cualquier momento, menos la desidia, el aburrimiento, el abandono y la autocompasión.
Gracias Maestro Jiménez. Gracias Maestro Fernández y gracias México por tan preciado regalo.
Si alguna vez os levantáis como yo ese día (es decir, hecho una mierda), no lo dudéis, ¡El Rey “a todo gas”!. Y mejor si os aprendéis la letra y la cantáis (también “a todo pulmón”). En la cama, en la ducha, en el coche, yendo al trabajo…da igual.

Acabo transcribiendo cuatro de versos del tema, cuatro flechas directas al corazón…¿En qué estaría pensando el Maestro Jiménez en ese momento?.

    Con dinero o sin dinero
    Hago siempre lo que quiero
    Y mi palabra es la ley
    No tengo ni trono ni reina
    Ni nadie que me comprenda
    Pero sigo siendo el rey...

p.d.: ¿Será que si yo fuera un país sería México?...pero sin corruptela, eh!

QUERIDOS REYES MAGOS 2016

06/01/2016

A MI MANERA

31/12/2015

A MI MANERA

En esta ocasión me limito a transcribir un texto que escribí para el diario El País hace pokito, pero que  incluyo en  La Maleta por si alguien no ha tenido ocasión de leerlo (por cierto, me tomé la libertad de cambiarle el título).

Ahí va:

Cada uno  vive la vida  a su manera. Por lo menos así debería ser.  Así lo he hecho yo desde que tengo uso de razón y así pienso seguir haciéndolo porque, echando la vista pa’trás, la verdad es que me ha ido bastante bien.

Nací músico y eso es lo que soy. Hijo de mi madre y de madre naturaleza, y en montaña vivo. Tengo una familia a la que adoro. Pocos buenos amigos pero buenos de verdad. Y en el terreno amoroso, siempre compartí con mujeres estupendas.

Como en la vida de cualquiera, han habido días de sol y de sombra. En general nunca me he arrugado ante las adversidades. El drama no me va para nada. He afrontado los problemas con la valentía que uno tiene cuando no teme al fracaso (y fracasos los ha habido, por lo menos tantos como aciertos). También la intensidad ha sido un referente vital. He hecho muy pocas cosas a desgana y cuando algo me ha interesado le he dado con todo. Ilusión, ganas e instinto, mis tres grandes premisas. Resumiendo, de mis primeros 50 años (me queda uno para cumplirlos) no me puedo quejar de nada.

Ahora tengo cáncer. ¿Y qué?. También he tenido la gripe, paperas, la varicela…. El cáncer es una enfermedad más. Grave, incluso a veces peligrosa, pero una enfermedad al fin y al cabo. Me voy a curar. No porque lo diga yo, sino porque lo me lo han dicho los médicos. Como también me han dicho que, debido al oncogén que me afecta (BRAF), en algún momento el cangrejo va a volver.

Pues cuando vuelva, aquí estaré, como estoy ahora. Uno enfrenta la muerte según ha vivido la vida, y como decía antes, mi vida hasta la fecha no ha sido  vida, ha sido un vidón. Así que si vuelve, pues ya veremos. De momento,  yo sigo.

Sigo pa’lante, a mi manera. Disfrutando del presente. Metido en mi música. Queriendo a los que me quieren. Gozando de los buenos momentos, de las pequeñas cosas, del amor, de la amistad, de la locura que tan generosamente sigue ofreciéndome mi cabeza. Del constante y firme latido de mi corazón. Sigo pa’lante, Eso sí, con la misma intensidad, ganas, ilusión y valentía con las que he vivido siempre. Hasta que el cuerpo aguante. Y cuando no aguante, pues lo dicho, ya veremos.

¿Hablábamos de cáncer?. Perdón, pero es que al cáncer le dedico máximo 5 minutos al día, y ese tiempo ya pasó.

Para ir terminando, déjenme darles un par de apuntes. El cáncer es la segunda enfermedad más extendida en e mundo moderno (por detrás de la depresión). En unos años, no muchos, uno de cada dos hombres que llegue a los 85 años lo padecerá o lo habrá padecido (y una de cada tres mujeres). Pero que nadie se asuste, ¿eh? Porque al mismo tiempo, en unos años, no muchos, el cáncer será como una gripe. Y esa es una buena noticia,  la cual me lleva a la siguiente reflexión ¿No será que vivimos en un mundo enfermo?. Enfermo en el cómo, el cuándo, el porqué.  Y no por la enfermedades en sí, sino por  la enfermiza manera que tenemos de vivir. Hay algo que estamos haciendo mal, no cabe la menor duda. Y ese algo tiene que ver con nuestra manera de vivir, seguro. ¿La sociedad del bienestar?. Sí, pero…¿A qué precio?

Termino con unos versos que escribí a propósito de la muerte de mi madre, que resumen en cuatro palabras todo este rollazo que les acabo de meter….

Me gustaría contar
De cuatro cosas que me gustan
Que me dé el sol en la cara
Que el viento me dé en la cara
Que la muerte ya vendrá…..que la muerte ya vendrá.

Feliz navidad y prosperísimos años nuevos.

Pau Donés - Jarabe de Palo

CANCERMANÍA

15/12/2015

Ilustración by Andreu Buenafuente

Recuerdo cuando salió “La Flaca”. Por aquel entonces, Jarabe  de Palo era un grupo totalmente desconocido.  Sale la canción y en un mes nos hicimos famosísimos. El pelotazo del año. ¡Qué afortunados fuimos!. Pero este tipo de sucesos, llamémosle “éxito”, genera una serie de daños colaterales, tanto en lo profesional como en lo personal. Me explico.

De la pandilla de colegas de siempre había uno, Alexis, con el que perdí el contacto. Dejó de llamarme y no sabía muy bien porque. Por fin un día logro contactar con él y le pregunto “Tronco, ¿qué pasa que no me llamas?”. Alexis, que se alegró tanto como yo de que habláramos, me contesta “Joder, es que ahora que eres famoso, no sé muy bien como  tengo que tratarte”.

Pues con el cáncer lo mismo. Pau tiene cáncer, ¿Y ahora qué?¿Lo llamo?¿Lo voy a ver? Pero ¿Y qué le digo? !Joder,  si se está muriendo!. El cáncer es como la fama, nadie sabe como reaccionar ante ella. ¿La razón?. El desconocimiento. El cáncer acojona, tanto como el miedo a lo desconocido, y en general no sabemos como relacionarnos con alguien de nuestro entorno a quien de repente se lo diagnostican.

Pero resulta que el cáncer no es más que una enfermedad. Grave,  y según la fase en la que se encuentre, incluso peligrosa, pero una enfermedad al fin y al cabo . De lo que se trata es de ponerle remedio y, sin perderla de vista, dedicarle el menor tiempo posible. Con 5 minutos al día es suficiente. Yo lo hago por la mañana, para recordarme que no me puedo pasar de la raya. Cuidado con lo que comes (estoy convencido que parte de la culpa del cáncer en general es por el veneno que nos metemos en forma de alimentos). Y también cuidado con la actividad. Soy hiperactivo y con la quimioterapia tengo que vigilarme, necesito la energía para que el tratamiento no me machaque en exceso. Así es como me la tomo, y me va muy bien.

Tampoco peleo contra el cáncer, ni lucho, ni es mi guerra. Porque tengo otras cosas mejores que hacer.  Se vive mucho mejor estando de buen humor que no cabreado o en pie de guerra, sea por la razón que sea.

Así que para cualquier persona que se relacione con enfermos de cáncer recomiendo:

   -  No preocuparse. Pensemos que eso significa añadir una preocupación al que lo sufre, lo cual no mola.
   -  No poner cara de pena, de sorpresa, de condescendencia. Eso nos recuerda que estamos enfermos.
   -  No usar la palabra pelea, lucha, ni expresiones del tipo "tú puedes campeón". Mucho mejor un
      "te quiero mucho", o "te tengo muy presente, amigo mío".
   -  No hablar de familiares, amigos que tuvieron un cáncer y se curaron estupendamente. Yo no lo sé y hay
      muchos otros que no tuvieron esa suerte. ¿Os imagináis ir a ver a un colega que tiene la gripe y contarle
      que tienes un abuelo que tuvo una gripe y se curó la mar de bien?

Y en general no hablar de chorradas. Si me ves, no me vengas con gilipolleces que no tengo tiempo que perder escuchándolas. Si no tienes nada que decir, pues no digas nada, con tu compañía me basta.

Nos vemos en los conciertos de navidad. Ahí os contaré un poco más.

 

 

HOY NO TENGO GANAS

09/12/2015

HOY NO TENGO GANAS

Hoy no tengo ganas de ponerme la quimio.
Como no tengo ganas de ir al colegio, de comerme el membrillo que nos dan en la media pensión. Hoy no tengo ganas de que sea lunes, de hacer los deberes, de ir a misa, de ponerme esos putos mocasines que me destrozan los pies. Tampoco de ir al campo con el abuelo a por las vacas, porque es mediodía y en la tele dan Verano azul. Hoy no tengo ganas de visitar a la tía Pilar y que me  tire de los mofletes, ni de leerme el segundo capítulo de El pequeño príncipe, ni de ir a catequesis a que me calienten la cabeza, ni de lavarme los dientes, ni de ir a natación, ni de estudiar para los exámenes de septiembre….

Hoy, de lo que  tengo ganas es de ver la tele todo el día, de comerme dos sacos de pipas, de hacer campana en el instituto y pasarme la tarde en los billares, de pedirle a Ana para salir y que me diga que sí, de robarle la moto al mimao de mi vecino y meterme en un barrizal, de descubrir donde madre ha escondido la pasta de las croquetas y zampármela a cucharadas (antes de que la encuentren mis hermanos). De que sea navidad y poder ir a esquiar, de pisar todos los charcos que hay desde casa hasta el colegio, de que sea sábado toda la semana, de que sean vacaciones todo el año, de que llegue mi cumpleaños y pedir el nuevo disco de Bob Marley, de volver a ver a Tina Turner en concierto,….
Y por eso voy  a hacer la quimio, porque aunque hoy no tengo ningunas ganas, mañana, o pasao, o el otro, podré volver a hacer todas esas cositas que me gusta hacer ( que no son pocas), y que ahora, por culpa de la garrapata, no puedo, ¿Vale?
Pues a por ello.

p.d.: Sí que hay algo que aunque no pueda voy a hacer: los conciertos del día 20 y 22. ¡Jijiji!. ¡Ya te digo si los voy a hacer, con quimio included!

Páginas