Julio 2016

HOY CELEBRAMOS

13/07/2016

Cuando tienes cáncer vas pasando por una serie de etapas. En mi caso han sido diagnóstico, cirugía, quimioterapia, revisiones… Si las superas todas  quiere decir que te vas a morir de viejo, o de otra cosa que no sea de cáncer. El problema viene cuando no llegas a la siguiente, porque eso quiere decir que el cáncer ha cumplido con su cometido que es, precisamente, que  no llegues a viejo. Ahora estoy en las revisiones, concretamente en la primera.

Ir a una revisión es como cuando los concursantes del programa 1,2,3…responda otra vez (¿os acordáis?) se sometían al veredicto de los Supertacañones. Con las operaciones te quitan los tumores que se ven. Con la quimio, se intentan desaparecer las células cancerosas que no se ven. En mi caso quitar lo que se veía fue bastante fácil, en el sentido de que se veía mucho.  Otra cosa fue tratar con lo que no se veía. ¿Porqué?. Porque en la infección de las células juega un papel importante el oncogen que tienes, en mi caso un BRAF, que resulta que es MUTADO, y además OUTLIER, o sea, un rara avis donde los haya y que además tiene un pronóstico muy malo. Dicho de otra manera, mi cáncer, a priori, tenía muy pocas posibilidades de terminar bien. En teoría, y si a las estadísticas nos remitimos, a día de hoy  debería estar infectado otra vez. Pero no lo estoy. No hay tumores en mi cuerpo. Estoy limpio. Me he sometido a los rigores del tribunal de los Supertacañones, o sea, la señora Colonoscopia, el Sr. TAC y los señores Marcadores Tumorales y he pasado la prueba.

Eso me alegra. Estoy muy contento, porque significa que el esfuerzo que ha hecho mucha gente para que esté bien ha tenido un resultado positivo. La medicina ha funcionado. El programa médico al que me han sometido ha dado sus frutos. También las infusiones matinales, la alimentación alcalina, los baños de sal, la Kalanchoe… Fútbol Club Hospital Vall d’Hebron 1, Deportivo del Cangrejo 0.

Entonces voy y lo cuelgo en las redes, para compartirlo con todos vosotros, porque sois una parte muy importante en el proceso de mi “curación”. Mientras lo hago aprovecho para leer algunos de vuestros comentarios. Entonces recuerdo que muchos de mis compañeros de BRAF MUTADO OUTLIER, o con cualquier otro tipo de cangrejo, siguen jodidos. Y también me acuerdo de algún buen amigo que  ha muerto en el camino a causa del cangrejo. Me pasa siempre que cuelgo algo en las redes. Y me entristezco.

Pero esta vez no me he entristecido, y la razón es muy importante. Esta vez me alegro por mi y también por todos los que las están pasando putas, porque resulta que el BRAF MUTADO OUTLIER que me afecta y que, por estadística no hace caso a nada ni a nadie, ha reaccionado al tratamiento. Algo ha habido que lo ha parado, inhibido, achantado,  jodido, desactivado,… Y queridos compis, eso es una buena noticia, porque si  me ha ocurrido a mi (recuerdo que el pronóstico era muy chungo), le puede ocurrir a cualquiera.

Así que ánimo queridos compañeros del club del cangrejo, porque estos resultados han abierto una  puerta a nuevos retos y esperanzas. De todo lo que se ha hecho, hay algo que ha funcionado.

Hoy tocaba celebrar y lo hemos hecho a nuestra manera. He quedado con los chicos en el local de Micky (Forte Music). Hemos desempolvado los instrumentos después de 1 año de no tocarlos y nos hemos hecho un concierto, de arriba abajo. En mis adentros lo he dedicado a toda la gente que trabaja para que los pacientes de cáncer nos salvemos, aunque sobretodo, os lo he dedicado a vosotros, los que como yo, os levantáis cada mañana plantándole cara al cangrejo.

Y lo dicho, donde  haya esperanza, que se quite todo lo demás.