Diciembre 2015

A MI MANERA

31/12/2015

A MI MANERA

En esta ocasión me limito a transcribir un texto que escribí para el diario El País hace pokito, pero que  incluyo en  La Maleta por si alguien no ha tenido ocasión de leerlo (por cierto, me tomé la libertad de cambiarle el título).

Ahí va:

Cada uno  vive la vida  a su manera. Por lo menos así debería ser.  Así lo he hecho yo desde que tengo uso de razón y así pienso seguir haciéndolo porque, echando la vista pa’trás, la verdad es que me ha ido bastante bien.

Nací músico y eso es lo que soy. Hijo de mi madre y de madre naturaleza, y en montaña vivo. Tengo una familia a la que adoro. Pocos buenos amigos pero buenos de verdad. Y en el terreno amoroso, siempre compartí con mujeres estupendas.

Como en la vida de cualquiera, han habido días de sol y de sombra. En general nunca me he arrugado ante las adversidades. El drama no me va para nada. He afrontado los problemas con la valentía que uno tiene cuando no teme al fracaso (y fracasos los ha habido, por lo menos tantos como aciertos). También la intensidad ha sido un referente vital. He hecho muy pocas cosas a desgana y cuando algo me ha interesado le he dado con todo. Ilusión, ganas e instinto, mis tres grandes premisas. Resumiendo, de mis primeros 50 años (me queda uno para cumplirlos) no me puedo quejar de nada.

Ahora tengo cáncer. ¿Y qué?. También he tenido la gripe, paperas, la varicela…. El cáncer es una enfermedad más. Grave, incluso a veces peligrosa, pero una enfermedad al fin y al cabo. Me voy a curar. No porque lo diga yo, sino porque lo me lo han dicho los médicos. Como también me han dicho que, debido al oncogén que me afecta (BRAF), en algún momento el cangrejo va a volver.

Pues cuando vuelva, aquí estaré, como estoy ahora. Uno enfrenta la muerte según ha vivido la vida, y como decía antes, mi vida hasta la fecha no ha sido  vida, ha sido un vidón. Así que si vuelve, pues ya veremos. De momento,  yo sigo.

Sigo pa’lante, a mi manera. Disfrutando del presente. Metido en mi música. Queriendo a los que me quieren. Gozando de los buenos momentos, de las pequeñas cosas, del amor, de la amistad, de la locura que tan generosamente sigue ofreciéndome mi cabeza. Del constante y firme latido de mi corazón. Sigo pa’lante, Eso sí, con la misma intensidad, ganas, ilusión y valentía con las que he vivido siempre. Hasta que el cuerpo aguante. Y cuando no aguante, pues lo dicho, ya veremos.

¿Hablábamos de cáncer?. Perdón, pero es que al cáncer le dedico máximo 5 minutos al día, y ese tiempo ya pasó.

Para ir terminando, déjenme darles un par de apuntes. El cáncer es la segunda enfermedad más extendida en e mundo moderno (por detrás de la depresión). En unos años, no muchos, uno de cada dos hombres que llegue a los 85 años lo padecerá o lo habrá padecido (y una de cada tres mujeres). Pero que nadie se asuste, ¿eh? Porque al mismo tiempo, en unos años, no muchos, el cáncer será como una gripe. Y esa es una buena noticia,  la cual me lleva a la siguiente reflexión ¿No será que vivimos en un mundo enfermo?. Enfermo en el cómo, el cuándo, el porqué.  Y no por la enfermedades en sí, sino por  la enfermiza manera que tenemos de vivir. Hay algo que estamos haciendo mal, no cabe la menor duda. Y ese algo tiene que ver con nuestra manera de vivir, seguro. ¿La sociedad del bienestar?. Sí, pero…¿A qué precio?

Termino con unos versos que escribí a propósito de la muerte de mi madre, que resumen en cuatro palabras todo este rollazo que les acabo de meter….

Me gustaría contar
De cuatro cosas que me gustan
Que me dé el sol en la cara
Que el viento me dé en la cara
Que la muerte ya vendrá…..que la muerte ya vendrá.

Feliz navidad y prosperísimos años nuevos.

Pau Donés - Jarabe de Palo

CANCERMANÍA

15/12/2015

Ilustración by Andreu Buenafuente

Recuerdo cuando salió “La Flaca”. Por aquel entonces, Jarabe  de Palo era un grupo totalmente desconocido.  Sale la canción y en un mes nos hicimos famosísimos. El pelotazo del año. ¡Qué afortunados fuimos!. Pero este tipo de sucesos, llamémosle “éxito”, genera una serie de daños colaterales, tanto en lo profesional como en lo personal. Me explico.

De la pandilla de colegas de siempre había uno, Alexis, con el que perdí el contacto. Dejó de llamarme y no sabía muy bien porque. Por fin un día logro contactar con él y le pregunto “Tronco, ¿qué pasa que no me llamas?”. Alexis, que se alegró tanto como yo de que habláramos, me contesta “Joder, es que ahora que eres famoso, no sé muy bien como  tengo que tratarte”.

Pues con el cáncer lo mismo. Pau tiene cáncer, ¿Y ahora qué?¿Lo llamo?¿Lo voy a ver? Pero ¿Y qué le digo? !Joder,  si se está muriendo!. El cáncer es como la fama, nadie sabe como reaccionar ante ella. ¿La razón?. El desconocimiento. El cáncer acojona, tanto como el miedo a lo desconocido, y en general no sabemos como relacionarnos con alguien de nuestro entorno a quien de repente se lo diagnostican.

Pero resulta que el cáncer no es más que una enfermedad. Grave,  y según la fase en la que se encuentre, incluso peligrosa, pero una enfermedad al fin y al cabo . De lo que se trata es de ponerle remedio y, sin perderla de vista, dedicarle el menor tiempo posible. Con 5 minutos al día es suficiente. Yo lo hago por la mañana, para recordarme que no me puedo pasar de la raya. Cuidado con lo que comes (estoy convencido que parte de la culpa del cáncer en general es por el veneno que nos metemos en forma de alimentos). Y también cuidado con la actividad. Soy hiperactivo y con la quimioterapia tengo que vigilarme, necesito la energía para que el tratamiento no me machaque en exceso. Así es como me la tomo, y me va muy bien.

Tampoco peleo contra el cáncer, ni lucho, ni es mi guerra. Porque tengo otras cosas mejores que hacer.  Se vive mucho mejor estando de buen humor que no cabreado o en pie de guerra, sea por la razón que sea.

Así que para cualquier persona que se relacione con enfermos de cáncer recomiendo:

   -  No preocuparse. Pensemos que eso significa añadir una preocupación al que lo sufre, lo cual no mola.
   -  No poner cara de pena, de sorpresa, de condescendencia. Eso nos recuerda que estamos enfermos.
   -  No usar la palabra pelea, lucha, ni expresiones del tipo "tú puedes campeón". Mucho mejor un
      "te quiero mucho", o "te tengo muy presente, amigo mío".
   -  No hablar de familiares, amigos que tuvieron un cáncer y se curaron estupendamente. Yo no lo sé y hay
      muchos otros que no tuvieron esa suerte. ¿Os imagináis ir a ver a un colega que tiene la gripe y contarle
      que tienes un abuelo que tuvo una gripe y se curó la mar de bien?

Y en general no hablar de chorradas. Si me ves, no me vengas con gilipolleces que no tengo tiempo que perder escuchándolas. Si no tienes nada que decir, pues no digas nada, con tu compañía me basta.

Nos vemos en los conciertos de navidad. Ahí os contaré un poco más.

 

 

HOY NO TENGO GANAS

09/12/2015

HOY NO TENGO GANAS

Hoy no tengo ganas de ponerme la quimio.
Como no tengo ganas de ir al colegio, de comerme el membrillo que nos dan en la media pensión. Hoy no tengo ganas de que sea lunes, de hacer los deberes, de ir a misa, de ponerme esos putos mocasines que me destrozan los pies. Tampoco de ir al campo con el abuelo a por las vacas, porque es mediodía y en la tele dan Verano azul. Hoy no tengo ganas de visitar a la tía Pilar y que me  tire de los mofletes, ni de leerme el segundo capítulo de El pequeño príncipe, ni de ir a catequesis a que me calienten la cabeza, ni de lavarme los dientes, ni de ir a natación, ni de estudiar para los exámenes de septiembre….

Hoy, de lo que  tengo ganas es de ver la tele todo el día, de comerme dos sacos de pipas, de hacer campana en el instituto y pasarme la tarde en los billares, de pedirle a Ana para salir y que me diga que sí, de robarle la moto al mimao de mi vecino y meterme en un barrizal, de descubrir donde madre ha escondido la pasta de las croquetas y zampármela a cucharadas (antes de que la encuentren mis hermanos). De que sea navidad y poder ir a esquiar, de pisar todos los charcos que hay desde casa hasta el colegio, de que sea sábado toda la semana, de que sean vacaciones todo el año, de que llegue mi cumpleaños y pedir el nuevo disco de Bob Marley, de volver a ver a Tina Turner en concierto,….
Y por eso voy  a hacer la quimio, porque aunque hoy no tengo ningunas ganas, mañana, o pasao, o el otro, podré volver a hacer todas esas cositas que me gusta hacer ( que no son pocas), y que ahora, por culpa de la garrapata, no puedo, ¿Vale?
Pues a por ello.

p.d.: Sí que hay algo que aunque no pueda voy a hacer: los conciertos del día 20 y 22. ¡Jijiji!. ¡Ya te digo si los voy a hacer, con quimio included!