Agosto 2014

DESDE TOKYO CON AMOR

20/08/2014

"Desde Tokyo con Amor"

Comentando con un amigo sus recientes vacaciones en Japón, recordé  la presentaciones que tuvimos en el Blue Note Festival de Tokyo, y reviví muy buenos momentos acaecidos durante los días que pasamos allí.
En Japón todo se organiza al milímetro, sin descuidar el más mínimo detalle. Es lo normal. Hacer las cosas a medias o mal es algo que no se concibe. Hacen cola para entrar al metro. No se cuelan. No te roban la cartera. Son extra-puntuales, cumplidores. Conducen deprisa. Casi no hablan inglés.
Tokyo es un decorado, lo mires por donde lo mires.
Cuando beben se emborrachan mucho. Dicen que les falta una enzima que metaboliza el alcohol. Si te tambaleas no pasa nada. Si te caes tampoco, pero no me ayudes a levantarme porque eso es una deshonra para mi. Suelen hacerlo el fin de semana.
Los japoneses no hacen ruido. Se comunican de forma cordial, siempre sonriendo. Si algo no es posible,  cruzan las manos para darlo a entender. El “no” no existe para ellos.
Comer bien es barato y muy sano. Comer mal muy difícil.
Con las tribus urbanas flipas. Rockers, Muñecas manga, Góticos, Rappers, Dancers,….Perfectamente mimetizados con lo que han visto en occidente.
La música les encanta. La respetan, la valoran. Los discos y cd’s siguen teniendo mucho valor. Son seguidores fieles hasta la muerte.
Me gustó muchísimo Tokyo. Vivimos muy deprisa e hicimos muchas cosas. Casi fue un visto y no visto, pero la sensación de haber vivido una experiencia única sigue latente en mi.